Obsesión por las persianas

‘¿Es que a los españoles no os gusta la luz?’

Es una pregunta que me han formulado infinidad de veces nuestros visitantes extranjeros … Primero te preguntan ¿Por qué tenéis las persianas bajadas la mayor parte del tiempo? No aciertas a saber qué responder.

Lo primero que se te ocurre es que nuestro país dispone de más horas solares al año que ningún otro país europeo. Les aseguras que durante el verano ayudan a mantener una temperatura interior más moderada. Pero es habitual encontrar las persianas bajadas incluso en invierno. ¿Qué respondes entonces?

En otros países ni siquiera son un elemento común en el hogar. Ver el blog de Spaniards y os daréis cuenta de que somos un caso raro en Europa e incluso en el mundo. ¿Tenemos obsesión por las persianas?

32ca274ebc6f2e8c6b96a13971eed21e--humor-negro-signs

Cuestiones culturales

El español, pese a su carácter abierto, es reservado con una cierta exposición de sus intimidades. Nuestra relación con los vecinos es animosa, pero intentamos que no pasen del quicio de nuestra puerta. “Se está más en la calle, se conoce más al vecino. De esa mayor convivencia se deriva un gran interés por conocer la vida ajena y un menor interés en que los demás conozcan la propia; por lo tanto hay que colocar barreras”, cuenta Juan Carlos Barajas (Madrid, 1960), sociólogo y autor de la web de divulgación Sociología Divertida.

En España existen aún costumbres de la cultura árabe muy enraizadas, de vivir para dentro de la casa y tener lo bonito en el interior, como los patios, y mirar a través de las celosías. Esta huella andalusí del siglo VIII contrasta aún hoy con la idea calvinista de los países protestantes del centro de Europa de abrir las casas “para demostrar la honestidad de sus huéspedes y no tener miedo a enseñar si eres pobre o rico”.

ventanas-modernas-asiento-salon-620x410.jpg

Además, hay estudios que demuestran que los españoles pasamos menos tiempo en la calle de lo que se piensa: el 90% de nuestro tiempo lo pasamos en interiores, y gran parte de ese tiempo en nuestras propias casas.

Todos estos factores pueden explicar la presencia de las persianas en nuestros hogares. Y también su permanente estado de alerta ante las intromisiones indiscretas de vecinos y transeúntes.

Si alguna vez os lo preguntan, podéis dar un Master sobre el tema. Eso sí, no lo pongáis en vuestro Currículum 😉

Albert Visiedo

Fuentes:

  • Juan Carlos Baraja – Sociólogo
  • El País

 

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s